Pestañas postizas: cuáles elegir y cómo colocarlas

Consejos
Pestañas postizas: cuáles elegir y cómo colocarlas

Escoger el tipo de pestañas postizas más adecuado, aprender un par de trucos para ponértelas bien y saber cómo limpiarlas adecuadamente te convertirá en su fan número uno.

No importa si tienes la suerte de tener unas pestañas naturales de escándalo o, si por el contrario, carecen de volumen y longitud. Las pestañas postizas añaden un toque de glamour a cualquier mirada en cuestión de segundos. Y, contrariamente a lo que piensas, su presencia no tiene que ser tan obvia sobre tu maquillaje. Se trata de que elijas el par correcto, saber cómo ponerlas y también cómo limpiarlas y guardarlas para que te duren más de un uso. De hecho, si las limpias y almacenas correctamente, puedes llegar a usar las mismas pestañas hasta diez veces.

 

Elige las más adecuadas para ti

· Tiras completas. Son las más comunes, pero se necesita un poco de maña y de paciencia para colocarlas lo más cerca posible de las pestañas naturales para que no se noten. Deberás elegir tanto el grosor, como la longitud con la que quieres brillar en esa ocasión especial.
· De esquina. Son perfectas para principiantes porque su tamaño es más corto que las pestañas en tiras y, por tanto, más fáciles de colocar. Se pegan de la mitad del ojo hacia fuera y son perfectas para abrir la mirada con un resultado muy natural.
· En grupo. Vienen formando un trío y sirven para disimular alguna calva que tengas entre las pestañas naturales o para aportar volumen de una manera más natural y precisa. Se colocan en los huecos con pegamento y con ayuda de unas pinzas de depilar.

 

Colócalas como una profesional

Despégalas de su embalaje cogiéndolas con una pinza desde el centro para evitar que se deformen. Si son más largas que tu ojo, recorta los pelitos que sobran del extremo. Pon un poco de pegamento de pestañas –es mejor quedarse algo corta que pasarse con él– a lo largo de la banda del postizo y espera unos 20-30 segundos. Aplica una capa de máscara de pestañas en las tuyas y coloca la pestaña postiza en el párpado, lo más cerca posible de tu línea línea natural de pestañas, comenzando desde el lagrimal y hacia el rabillo. Deja secar, aplica máscara de pestañas y ‘voilà’.

 

Límpialas correctamente

Primero quítate las pestañas con la yema de los dedos, ya que las uñas o pinzas pueden dañarlas. Después empapa dos bastoncillos –las fibras del algodón o los discos pueden transferirse a las pestañas– con desmaquillante de ojos de base acuosa, pues los de base oleosa deforman las pestañas postizas y, además, pueden dejar residuos. Pásalos con cuidado desde el nacimiento de las pestañas hasta la punta; primero por un lado y luego por el reverso. Ponlas encima de un tisú, péinalas con un cepillo específico para que mantengan su forma (puedes usar el de una máscara de pestañas que se te haya terminado) y deja que se sequen por completo.

 

Guárdalas como es debido

Usa el envase original o una caja cerrada para guardar las pestañas, que siempre deben estar completamente secas. Y asegúrate de meterlas en un sitio cerrado y en el que no les llegue la luz, porque esta puede cambiar su color si las alcanza directamente.

 

Artículo original: COSMOPOLITAN

Responsable » Ireal S.L.
Finalidad » Gestionar los comentarios del blog.
Legitimación » Su consentimiento.
Destinatarios » Los datos que nos facilita estarán ubicados en los servidores de IBERONET INTERNET SL dentro de la UE.
Derechos » Podrá ejercer sus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos.

x

Su privacidad es importante para nosotros.
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de su usuario, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y entregar contenido adaptado a sus intereses.