Cómo acabar con la caspa

 

No es solo una cuestión de higiene, sino un problema dermatológico que puede convertirse en una de las principales causas de baja autoestima, timidez, complejos… Con la ayuda de estos tratamientos no volverás a ver esas horribles micropartículas posadas en tus prendas de vestir nunca más.

 

¡Bonita manera de arruinar tu look! Y es que según se desprende de varios estudios presentados por diferentes laboratorios especializados, esta alteración dermatológica tiene de los nervios a más de la mitad de los hombres y a un tercio de las mujeres europeas. Una incidencia realmente alta para un problema más complejo de lo que parece. Las personas que la padecen buscan soluciones desesperadamente a la descamación del cuero cabelludo provocada por la presencia de hongos del tipo Malassezia, el origen de este preocupante problema.

 

Los estados de descamación aparecen en forma de placas rojas en el cuero cabelludo o como escamas de diferente espesor que se adhieren al cabello y que con el peinado o cepillado caen sobre los hombros. La presencia de picores en esta patología puede llegar a ser intensa y realmente incómoda. A eso se añade que los tratamientos anticaspa suelen ser largos, porque son abundantes las recaídas. Según el cuero cabelludo hay dos tipos de caspa (Pityriasis Simplex o Furfuracea) y se tiene que combatir de diferentes formas.

 

¿Cómo es la tuya?

 

Caspa grasa: propia de un cuero cabelludo graso, sus partículas son espesas, grasas y amarillentas, y están adheridas al cuero cabelludo.

 

Caspa seca: la falta de nutrición de un cuero cabelludo seco hace que sus células muertas se transformen en escamas finas, blancas o grisáceas, que caen con facilidad sobre el cuello y los hombros.

 

¿Y por qué?

 

Su aparición se asocia a ciertos factores desencadenantes. Por supuesto está el estrés, el comodín de múltiples alteraciones dermatológicas, y a él se unen desde una alta actividad diaria, sudoración excesiva, los tintes, el lavar el cabello con champús agresivos o inadecuados, aclarados mal hechos, masajes exagerados, el uso continuado de gorras, sombreros o del casco de la moto.

 

También influye determinadas épocas del año y situaciones personales. Sea cual sea su origen, el proceso de aparición de la caspa, denominada científicamente, se produce debido a una activación anormal de las células del cuero cabelludo, que tienen un proceso de crecimiento y renovación más rápido de lo habitual. Al eliminarse las células muertas por descamación se hacen visibles, son las escamas blancas que llamamos caspa.

 

La soluciones:

 

  • Aplicar siempre champú con fórmula específica anti-caspa adecuado, que combata su aparición, alivie la irritación, sanee y equilibre el pH de la flora del cuero cabelludo.
  • Evitar tocarse el pelo continuamente, ni peinarlo a todas horas. Es la única forma de que no se estimule la secreción sebácea.
  • Mantenerlo con un buen corte que no precise muchos retoques de manera que se evite el someterle a acciones mecánicas y térmicas, ni brushing, ni calor.
  • Y mucho cuidado con los productos de acabado, sobre todo con las formulaciones sin aclarado que pueden agravar esta alteración.

 

Cómo acabar con la caspa

 

 

Artículo original: mujerhoy.com

 

Comparte este contenido:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario


x